El Servicio Agrícola y Ganadero, SAG Los Lagos, comenzó un estrecho trabajo con productores de frutas de la localidad de Ensenada, comuna de Puerto Varas, para combatir el avance de la mosca de alas manchadas (Drosophila suzukii), plaga que fuera detectada durante la segunda semana de enero atacando a un nuevo hospedante, las cerezas.

La presencia de esta plaga en la región, fue detectada en junio de 2017 por el SAG, aunque en otro hospedero, zarzamora silvestre. Situación que gatilló la instalación de una red de trampas para conocer su distribución y la gama de frutos que elige como hospedantes, ya sea a nivel comercial, silvestre u ornamental.

“Junto a ello, se dio inicio a una fase de difusión con gremios, productores de fruta y usuarios de INDAP pertenecientes a grupos de PRODESAL, SAT y PRODEMU, para explicar la situación de esta plaga en la región. También nos hemos acercado a liceos de la especialidad silvoagropecuaria existentes en la zona”, explicó Eduardo Monreal, Director Regional del SAG.

La autoridad regional del SAG indicó que la mosca de las alas manchadas no es dañina para la salud humana, pero podría generar pérdidas productivas de consideración por lo cual es necesario implementar medidas de control.

Actualmente esta especie se encuentra presente en la provincia de Llanquihue, Osorno y Chiloé, siendo la provincia de Palena, la única que no ha tenido detecciones.

Durante el año 2018 - acorde a lo observado a través del sistema de vigilancia que mantiene el SAG -entre los meses de marzo y julio se produce un aumento de capturas. Posteriormente. una disminución de ejemplares entre octubre y enero. “Debido a este comportamiento, es importante intensificar el muestreo de frutos en los meses de baja captura, con la finalidad de determinar dónde se pueda estar refugiando y de qué se está alimentando la plaga”, precisó Carolina Giovannini, Encargada Regional de Protección Agrícola y Forestal.

Es importante considerar que esta plaga no tiene implicancias cuarentenarias para la exportación pero si reviste preocupación de parte de productores con relación a los daños que esta plaga pueda tener en la fruta en términos de rendimiento.

“Es por eso que el SAG está trabajando en un plan de acción orientado a la vigilancia y al manejo integrado de la plaga que deben efectuar los productores y eso es lo que estamos difundiendo al sector productor a través de reuniones y charlas”, acotó Giovannini, agregando que a la intensificación de las acciones de vigilancia se suman acciones sanitarias y la implementación de prácticas de control cultural de carácter preventivo en huertos comerciales y de autoconsumo orientados a la pequeña agricultura.

Durante el año 2018, el SAG realizó charlas acerca de esta plaga, en coordinación con INDAP, para difundir y capacitar a los asesores y productores que forman parte de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) de manera que puedan aplicar medidas de vigilancia y control integrado como una forma de disminuir el riesgo de daño para la siguiente temporada.

Especies afectadas

La mosca de alas manchadas ataca a diferentes especies de frutas, observándose que tiene preferencia por frutos de piel suave y delgada como arándanos, cerezos, frambuesas, frutillas, mora y zarzamora. En la región De Los Lagos, se han ratificado 5 especies frutales hospederos de Drosophila suzukii que corresponden a: mora silvestre, mora híbrida, arándano, frambuesa, murta. Las especies ratificadas en otras regiones corresponden a: rosa mosqueta, frutilla, arrayán, guindo y uva de mesa (este último en evaluación).

.